Juvanteny, Criado y González se vieron retrasados en la cuarta etapa, al tener que detenerse para asistir a Miki Biasion, del Team De Rooy.

Finalmente pudieron completar la jornada en 54ª posición, con un tiempo de 9h 09’49”.    

Día ajetreado para los componentes del KH-7 Epsilon Team que siguen devorando kilómetros en el Dakar 2013. En la cuarta etapa, Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Enric González completaron los 288 kilómetros cronometrados en 54ª posición, con un registro de 9h 09’49”.

En esta etapa, el equipo se vio retrasado a causa del trabajo extra que se les acumuló para asistir al Team De Rooy. Dos de sus integrantes más ilustres sufrieron problemas. Primero el el jefe de filas holandés Gerard De Rooy y, más adelante, era el italiano bicampeón del mundo de rallys Miki Biasion quien necesitaba ayuda.

Ello obligó a detenerse durante más de 2 horas a la tripulación de KH-7, para echar un cable al Iveco de Biasion, que rompió la bomba de dirección como consecuencia de un vuelco. “Por suerte llevábamos recambios necesarios y les pudimos ayudar a reparar el camión, aunque estuvimos mucho tiempo parados y eso nos costó algún puesto en la general”, explica el copiloto José Luis Criado.

Una vez incorporados a la carrera, los miembros del KH-7 Epsilon Team completaron el resto de jornada, tanto de especial como el larguísimo enlace, detrás del piloto italiano. Finalmente los dos camiones llegaron de madrugada al campamento de Arequipa.

La mejor noticia es que el piloto Jordi Juvanteny prácticamente está ya al cien por cien de salud, después de unos días de tratamiento médico para combatir su resfriado. Además, el MAN con dorsal 527 de KH-7 mantiene el liderato en la categoría de 6×6, sigue en la lucha por el podio en la clase de producción y 40º de la general.