El Mitsubishi del ilerdense se engancha en el barro y es rescatado por aficionados bolivianos.

El piloto del KH-7 Rally Team pierde 10 minutos en esa maniobra, aunque se mantiene entre los primeros de su categoría T1.S.

“Una lástima el tiempo perdido, pero estoy muy contento porque el coche está intacto, tenemos un buen ritmo y Txema Villalobos sigue navegando muy bien”.

Isidre Esteve continúa avanzando en el Dakar 2017 y este lunes ha completado la primera parte de la siempre temida etapa maratón. El piloto del KH-7 Rally Team ha logrado su objetivo: llevar al Mitsubishi Montero adaptado hasta el campamento de Uyuni en las mejores condiciones posibles, ya que los equipos no dispondrán de asistencia mecánica hasta mañana tarde. Aun así, por el camino se ha llevado un susto, al quedar enganchado en un río de barro.

A causa de la lluvia y el mal estado de la pista, la organización ha decidido acortar la especial, pasando de los 322 kilómetros previstos inicialmente a 161. Después de un inicio de etapa muy bueno por la zona de pistas, dunas y arena, el piloto de KH-7, Repsol y Onyx Seguros ha visto como su coche se quedaba atrapado en un barrizal. Superado el lógico sobresalto, Isidre Esteve ha conseguido salir del atolladero con la ayuda del público y remolcado por la furgoneta de un aficionado. “En una zona con mucho agua y barro, nos hemos quedado enganchados y suerte hemos tenido de los bolivianos que se han portado genial y nos han sacado de allí. Son una gente fantástica”, destacaba un agradecido Isidre Esteve.

Este inesperado contratiempo ha hecho perder alrededor de 10 minutos al ilerdense y otros tantos puestos en la clasificación del día. Su tiempo final de 2 horas, 53 minutos y 3 segundos le ha colocado en la 39ª posición de la jornada, a 58’55” del vencedor, el francés Stéphane Peterhansel (Peugeot), líder de la categoría de coches. Tras la etapa de hoy, Isidre Esteve figura 38º en la general y 4º de T1.S.

“Ha sido una lástima el tiempo perdido, pero aun así debemos estar muy contentos porque tenemos un buen ritmo de carrera, Txema está navegando muy bien y el coche va perfecto. Hoy era importante conservar y lo hemos conseguido, ya que pese a encallar en el barro la mecánica no ha sufrido en ningún momento y tampoco le hemos dado ningún golpe”, aseguraba Isidre Esteve.

De cara a esta etapa maratón, el KH-7 Rally Team cuenta con una ventaja. El copiloto Txema Villalobos es un experto mecánico que podrá repasar el vehículo por la noche en el campamento. “Él revisará el Mitsubishi, comprobará que todo funciona correctamente y lo pondrá a punto para afrontar la etapa de mañana, en la que el desgaste de los kilómetros puede pasar factura en los vehículos”, destaca el piloto de Oliana.

Este martes, el Dakar 2017 afrontará la segunda parte de la maratón. Será una de las jornadas más duras de la presente edición, compuesta por casi 900 kilómetros (492 de especial y 400 de enlace) que conducirán a la caravana desde Uyuni (Bolivia) hasta Salta (Argentina). Un día muy complicado que pondrá a prueba la capacidad de resistencia tanto de los pilotos como de las máquinas. “Será otra etapa muy larga y exigente. Ahora nos esperan tres jornadas seguidas muy, pero que muy difíciles”, presagia Isidre Esteve.