El piloto de KH-7, Repsol y Onyx Seguros ha completado la especial más larga de la presente edición en 34º lugar en coches y 2º de T1.S.

“En general ha sido un día positivo, ya que acertamos la navegación y superamos un fallo en el turbo”.

El ilerdense tuvo que completar 210 kilómetros a 60 km/h hasta que la asistencia le reparó el problema durante el enlace intermedio.

“Aunque sólo queden dos días, trataremos de ser competitivos y buscaremos el mejor resultado posible”.

Isidre Esteve se encuentra realmente cerca de conseguir su gran objetivo: acabar el Dakar 2017. Está a dos días de conseguirlo y parece llegar en plena forma a la recta final de la carrera más dura del mundo. Así lo demuestra que este jueves haya superado con un buen resultado la etapa más difícil de la presente edición. El piloto de KH-7, Repsol y Onyx Seguros se ha clasificado en 34ª posición de coches y el 2º de su categoría T1.S.

La décima etapa entrañaba bastante peligro, al celebrarse justo después de la suspensión por la tragedia de Jujuy a causa del temporal. Lejos de ser un día de descanso, los integrantes de la caravana dakariana se dieron una paliza para completar casi mil kilómetros neutralizados. Además, se trasladaron por carreteras de difícil circulación, hasta llegar al campamento de Chilecito, desde donde se ha reanudado la competición, camino hacia San Juan.

Isidre Esteve iniciaba el antepenúltimo día del Dakar 2017 a muy buen ritmo. Además, el copiloto Txema Villalobos se mostraba impecable en la navegación, lo que les permitía pasar por el way point 2 en 29º lugar. “Había un punto crítico en el kilómetro 60, donde mucha gente se ha perdido. Nosotros, en cambio, hemos acertado a la primera y eso nos ha permitido adelantar a varios coches”, valoraba con satisfacción el piloto ilerdense.

Tras superar con muy buena nota esa parte más delicada, el KH-7 Rally Team se veía obligado a aminorar la marcha por un problema técnico. “Nos ha empezado a fallar el turbo y hemos bajado el ritmo por miedo a que se rompiera el coche. Hemos completado 210 kilómetros a 60-70 km/h de velocidad máxima, hasta llegar al final de la primera parte de la especial. Por suerte esta vez sí que estaba permitido recibir asistencia en el enlace intermedio y allí nos esperaban nuestros mecánicos para solucionar la avería”.

La rápida reparación del DKR Raid Service ha permitido a Isidre Esteve tomar a tiempo la salida del segundo sector cronometrado, ya sin adversidades. Al final de los 449 kilómetros cronometrados, el ilerdense firmaba un crono de 8 horas, 48 minutos y 59 segundos. Esa marca le ha situado 34º del día que iguala su mejor resultado parcial desde que arrancó el Dakar el pasado 2 de enero en Asunción. En la general, el piloto de Oliana figura 37º absoluto en coches y 4º en T1.S, a bordo de su Mitsubishi con los mandos adaptados en el volante.

Este viernes le aguarda el penúltimo obstáculo del Dakar 2017 en forma de otra maratoniana jornada. Para los participantes en coche, la etapa estará formada por 759 kilómetros (292 cronometrados) de San Juan a Río Cuarto. “Aunque sólo queden dos días para acabar, intentaremos ser competitivos y buscaremos el mejor resultado posible. Tenemos ganas de que nos salga un día redondo, sin los problemas de las últimas jornadas que nos han impedido estar más adelante”, sentencia Isidre Esteve con Buenos Aires en el horizonte.